Asamblea de Iglesias Cristianas nació en la ciudad de Nueva York en el año 1939, un día de las Madres.

En mayo de 1934 el evangelista mejicano Francisco Olazábal, celebró una poderosa campaña bajo carpa, de evangelización y sanidad divina, en el pueblo de Rió Piedras. Producto de aquella campaña lo fue el Rev. Carlos Sepúlveda, un pastor presbiteriano en Mayagüez, que se acercó allí y fue impactado por la experiencia de Pentecostés y los milagros de sanidad divina que presenció. Al concluir la misma, el Rev. Sepúlveda aceptó acompañar al evangelista Olazábal a la ciudad de Nueva York y de allí a California donde fue instalado como pastor del Templo Bethel de Los Ángeles. En el año 1936 volvió el Evangelista Olazábal a celebrar otra campaña en Puerto Rico, en el pueblo de Ponce y San Juan, siendo nuevamente acompañado por el Rev. Sepúlveda, a quien esta vez dejó pastoreando una pequeña iglesia en la playa de Ponce. Luego fue llamado a pastorear una iglesia en El Paso, Texas, EE.UU. En el año 1937, el Evangelista Francisco Olazábal fallece en un accidente automovilístico en Texas, y a raíz de su muerte los líderes de la obra por él fundada, Concilio Latinoamericano de Iglesias, presidida por el Rev. Miguel Guillén, comenzaron a cambiar las normas, a ser exclusivistas. Trataron de declararse vitalicios en sus puestos y aprobaron acuerdos desatinados provocando que en la Convención de 1938 el grupo de puertorriqueños que allí asistió, capitaneados por los reverendos Sepúlveda, Frank Hernández, Felipe González Sabater y Gilberto Díaz decidieran separarse del Concilio.

En el 1939, el Día de las Madres y en el Templo Bethel del 110, calle 114 de Nueva York se reunieron los reverendos Carlos Sepúlveda, Felipe Sabater (que era pastor) Frank Hernández, Angel Robles, Frank Alexander, Max Padovani, Gilberto Ortiz y otros, y acordaron organizar un movimiento evangelizador y misionero de hispanos, dirigidos por hispanos y para trabajar entre los hispanos, bajo el nombre de Asamblea de Iglesias Cristianas, siendo incorporada en el mes de mayo en Washington, D.C. Seguidamente comenzaron a abrirse nuevas obras en el Este de Estados Unidos, Chicago, California, Pennsylvania, Nueva Jersey y se hicieron planes para establecerse en Puerto Rico y Santo Domingo.

El comienzo en Puerto Rico...
Los pioneros de la obra en Puerto Rico fueron en este orden, el misionero Frank Hernández, los esposos Fernanda y Ernesto Carrasquillo, así como el infatigable Gregorio "Gollito" Andino. El primero, fue uno de los fundadores de AIC, que dejó el pastorado en Nueva York, para abrir la obra en la isla. Por su parte, la hermana Fernanda Falero que viajó sola desde Nueva York para trabajar en el campo misionero, conoció a quien habría de ser su esposo, el misionero local Ernesto Carrasquillo.

Los esposos Carrasquillo fundaron la Iglesia Betania, en Santurce, considerada como iglesia madre y semillero de misiones en Puerto Rico y en diversos países. Se recuerda con cariño muchas experiencias de trabajo, sacrificio y fidelidad de los esposos Carrasquillo en beneficio de la obra del Señor.

De otro lado, "Gollito" Andino fue incansable en el trabajo de abrir iglesias, y magnífico anfitrión para todo aquel que llegaba a Puerto Rico, contándose de él, muchas anécdotas y graciosas ocurrencias. Como amante de la poesía, escribió en bellos versos, la historia de la conocida Iglesia Bethel de Ponce, cuyo templo se edificó en el terreno donado por el patriarca Felipe G. Sabater.

Años más tarde, los esposos Roberto y Delta Madera efectuaron un esforzado trabajo, dando lo mejor de sus energías y recursos para la expansión del trabajo en la isla. Por su parte, el recordado ex-obispo Angel Rivera también contribuyó significativamente en el desarrollo de la obra en Puerto Rico.

La personería jurídica del Concilio Asamblea de Iglesias Cristianas, Inc. fue reconocida con fecha 15 de febrero de 1949, bajo el número 31-F, en el registro del Departamento de Estado, del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, en la ciudad de San Juan.

Por muchos años el trabajo en la isla fue considerado como Campo Misionero. Por este tiempo el liderazgo recayó en el ministro Joaquín Chico, que trabajó con ahínco y perseverancia, hasta lograr que la obra en Puerto Rico se consolidara.

Desde 1961 y por veinte años, la administración del Rev. Joaquín Chico promovió el crecimiento de iglesias por todas partes. En 1962, se estableció un fondo de ayuda rotativa bajo el lema "Uno para todos y todos para uno". En 1979, se logró el reconocimiento de Puerto Rico como el cuarto Distrito del Concilio Asamblea de Iglesias Cristianas, Inc. Al dejar la supervisión, Joaquín Chico entregó bajo inventario, ciento doce iglesias, sin contar los campos misioneros locales.

A partir de junio de 1981, asumió la supervisión el Rev. Efraín Andino Morales, pastor de la Iglesia Puerta del Cielo, en Caguas.

Durante la gestión de Andino, el Instituto Teológico en Puerto Rico llegó a tener cerca de veinte ramas. Asimismo se adquirió el Campamento y Centro de Convenciones “Shaddai”, que tiene una extensión de veinticinco cuerdas, localizado en el barrio Río Lajas del municipio de Dorado. También se obtuvo el edificio que albergar las oficinas centrales del distrito.

Durante los años 1993 al 1999, la obra en Puerto Rico continuo siendo dirigida por el Rev. Herson Pérez quien realizo un importante trabajo para el crecimiento y desarrollo en la isla.

Actualmente el Supervisor lo es el Rev. Efraín Márquez Correa, quien ha impulsado el crecimiento de la iglesia en Puerto Rico. Hoy Asamblea de Iglesias Cristianas, en Puerto Rico, cuenta con 165 iglesias y seis campos de predicación. A Dios sea la gloria.

 

2006 Asamblea de IglesiasCristianas  Distrito de PR Derechos Reservados

Powered By UnoRed